El aprendizaje y la agilidad


Shu-Ha-Ri

Introducción

En un proceso empírico como es la agilidad, el aprendizaje se vuelve una instancia fundamental del ciclo de inspección-adaptación. Aprendemos todo el tiempo: de las experiencias positivas y de los fracasos, de quienes ayudan y también de quienes nos ponen obstáculos.

Aprendizaje y mejora continua están ligados, porque es aprendiendo que logramos trascender del estado actual y alcanzar niveles de resultado más elevados.

SHU-HA-RI

Martin Fowler, Alistair Cockburn y otros agilistas encuentran en el aprendizaje de las artes marciales una buena metáfora para el proceso de aprendizaje de otras disciplinas, en particular las ágiles.

Todo aprendiz pasa por 3 estadíos o etapas en su formación:

  • SHU: Es el aprendizaje inicial. En él lo importante es la técnica. Suele ser rígido en cierta manera, ya que el objetivo es disciplinarnos (física y mentalmente) al nuevo conocimiento. Aún cuando hay alternativas o variaciones, el aprendiz se centra en lo que su maestro le enseña, hasta ser capaz de repetirlo.
  • HA: Es la etapa de la consolidación. A partir del conocimiento inicial tiene las herramientas para profundizar en teoría y práctica. En esta etapa, el aprendiz es lo suficientemente avanzado como para empezar a cuestionar la “forma”, en el camino de profundizar el entendimiento del “contenido”.
  • RI: Es el estado de la “trascendencia”. El conocimiento forma parte del aprendiz, de tal modo que él es la demostración de ese conocimiento. En este estadío el aprendiz ya no aprende de otros, sino que lo hace a través de la práctica y adaptando el aprendizaje a sus necesidades. En agilidad muchas veces se habla de “hacer agilidad” y “ser ágil”, en el sentido de tener incorporados los principios ágiles en el día a día.

Conclusiones

Conocer las etapas del aprendizaje nos permite establecer expectativas claras  para nuestro desarrollo y el de nuestros equipos. Es importante además entender que el aprendizaje requiere tiempo, y que cada etapa o estadio puede, para distintas personas, tener duraciones diferentes.

Por último, es necesario comprender que siempre vamos a ser aprendices. El conocimiento es algo en continuo desarrollo. Expandir las fronteras de nuestra comprensión nos hace más efectivos y ayuda a definir nuevas metas.

Autor: Ing. Ezequiel Kahan – Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción sin el expreso consentimiento del autor.

Si te interesa la nota y queres recibir más similares, suscribite a nuestro newsletter dando click acá. Nos interesa tu feedback y que puedas compartir!

Share