Gemba Walk para la mejora organizacional


El poder de Lean y Gemba Walk para mejorar las organizaciones

Hay un concepto genial en Lean y es el “Gemba Walk”. El management tiene que “caminar” la organización, observar la realidad, ver los procesos en ejecución, involucrarse en las problemáticas del día a día, para poder así poner foco y trabajar efectivamente en mejorarlas. Básicamente, por más reportes, e informes que el management reciba, nunca hay mejor forma de entender la realidad que estar cercano a la misma.

Este patrón, cercanía y observación del management de las problemáticas cotidianas, es algo que se repite en las organizaciones efectivas.

En el movimiento “Agile” también está presente este concepto de “transparentar” las iniciativas, y lograr los distintos niveles de gestión puedan ver, participar e involucrarse directamente.

Las gemas de la mejora se esconden en el barro de la operación diaria

¿Por qué aún hoy en día hay muchas veces los “C-levels” (ejecutivos) buscan abstraerse de la realidad del día a día, cuando hay tanto valor en estar conectados a ella? ¿Por qué parecen preferir reportes sintéticos, elaborados por terceros, antes que acercarse a la fuente de la información reales?. Esta abstracción, lejos de darles tiempo para las “cosas importantes”, los aísla de la realidad organizacional.

Gemba Walk como herramienta estratégica

Estar cerca de la operación abre la cabeza para el diseño de una mejor estrategia de negocio. Como claramente nos enseñan procesos como Design Thinking, empatizar con los problemas es clave para hallar soluciones. ¿Qué mejor forma de empatizar con la realidad de nuestra organización que “recorrer” los procesos que día a día utilizan nuestros clientes, y colaboradores?

Caminar la organización es, además la mejor forma de ver si las estrategias, definidas a alto nivel, se están concretando y dando los resultados esperados. A veces más que soluciones, son fuentes de nuevos problemas: muchos ejecutivos descubren con sorpresa que las ideas definidas “aguas arriba” se distorsionaron al llevarse a la práctica.

El “gemba walk” permite completar el ciclo de retroalimentación entre las decisiones estratégicas y los resultados que las mismas generan. Así, es posible iterar, ajustando, modificando, viendo los resultados y su evolución.

Cuando estar cerca genera empatía

Otro valor adicional de realizar “caminar la organización” es desarrollar cercanía, y conexión con clientes y empleados. Que los ejecutivos estén donde el verdadero valor organización se construye, refuerza la visión de quienes lo generan sobre la importancia de los resultados.

Estar y demostrar interés por lo que sucede en el día a día, comunica y define comportamiento organizacionales (o cultura) de un modo mucho más fuerte que un manual, o campaña interna.

Por ese motivo es que la mayoría de los políticos “caminan las calles” durante las campañas. En primera instancia, porque de ese modo conocen los problemas de los ciudadanos de primera mano, y pueden así plantear propuestas de trabajo más alineadas con las necesidades de los ciudadanos. Pero además, al estar presente donde los problemas están, los posibles votantes pueden “empatizar” y conectar con el candidato, lo que les posibilidad tener más votos.

Gemba walk y la cultura de los experimentos con “riesgo controlado”

Finalmente, lo interesante de prácticas como “Gemba Walk” es su bajo riesgo de implemenetación; intentar estar más cerca de la realidad de nuestra organización jamás será un problema. Por el contrario, lo inverso probablmente nos aleje cada vez más de la realidad y nos lleve a un camino de difícil retorno.

Espero que el artículo y la herramienta presentada te resulten de interés. Ojalá puedas compartirme tus comentarios en caso de que la hayas usado!.

Ezequiel

Share