Sobre la complejidad en las organizaciones


Acostumbro usar el Marco Cinefyn de Dave Snowden, en las capacitaciones y actividades formativas que brindo. El mismo permite definir y diferenciar los conceptos asociados a los problemas de naturaleza simple, complicada, compleja y caótica. Establecer un vocabulario acorde permite eliminar ambigüedades que, desde el punto de vista de los resultados, pueden llevarnos a ser menos efectivos.

Responder a procesos, proyectos e interacciones simples, no es lo mismo que hacerlo a complicadas. Por ejemplo, encajar una figura de encastre en el orificio correspondiente requiere de ciertas habilidades y conocimientos, mientras que la determinación de la distribución probabilística que mejor se ajusta a un conjunto de datos otra bien diferente. En el primer caso, para poder llevar adelante la tarea apelaremos a la capacidad de categorizar, mientras que en el segundo, será necesario realizar un análisis antes de llegar a una respuesta.

cynefin

En la misma línea, cuando tenemos que afrontar la complejidad, el mejor enfoque suele ser el experimental, es decir la prueba y la adaptación. Por ejemplo, cuando un director de teatro quiere lograr que el actor realice un acto de una forma determinada, suele pedirle varios acercamientos diferentes, hasta hallar la respuesta que considera mejor se adapta al guion. Aún cuando el director y el equipo de actores tenga muchísima experiencia escénica, la enorme cantidad de variables en juego (interacción entre actores,  interpretación personal del texto, variables del contexto) etc. hace imposible otro acercamiento.

Intentar lidiar con la complejidad con herramientas conocidas o preestablecidas suele conducirnos a resultados no satisfactorios. Pero aplicar prueba y error en dominios simples o complicados, resultará en desvíos, mayor costos, etc.

Si en el desarrollo de un producto innovador intentamos planificar y predecir los resultados con excesivo detalle, tampoco lograremos la respuesta esperada. Si en un proyecto de construcción de un edificio aplicamos un enfoque empírico, decidiendo en el momento que materiales usar, cual es la mejor ubicación de la obra, etc. será más difícil obtener resultados adecuados.

El marco cynefin nos enseña que diferentes procesos y proyectos, requieren diferentes acercamientos. Teniéndolo presente y así ajustando el abordaje a la necesidad, podremos llevar adelante nuestras iniciativas organizacionales con mayor probabilidad de éxito.

 Autor: Ing. Ezequiel Kahan – Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción sin el expreso consentimiento del autor.

Si te interesa la nota y queres recibir más similares, suscribite a nuestro newsletter dando click acá. Nos interesa tu feedback!

Share